HABITOS ALIMENTICIOS EN NUESTRO PAIS. (ALIMENTOS TRADICIONALES) Y ALIMENTOS ADOPTADOS DE OTRAS CULTURAS COMO LA AMERICANA (USA).

No es sencillo modificar los hábitos de consumo de la población en México, menos cuando llevamos años alimentándonos de una dieta rica en grasas y carbohidratos pero pobre en proteínas.

obesidad-infantil_adnblogs.jpg

Es importante entender, que producto de esta dieta la población en México se enfrenta a una epidemia de enfermedadescrónicas degenerativas que afecta principa lmente a los más pobres (Diabetes mellitus, hipertensión arterial y obesidad).

Los malos hábitos alimenticios que tenemos los mexicanos, inician con aspectos sencillos, que van desde el hecho de que no contamos con un horario específico para comer, nuestra ignorancia al momento de escoger los alimentos que nos permiten hacernos llegar de los nutrientes necesarios para contar con una buena salud y consumir una enorme cantidad de alimentos chatarra.

Aunado a una dieta pobre en proteínas, en México, al igual que muchos otros países occidentales, nuestra dieta se ha adecuado a los tiempos “libres” en el trabajo, en los que poco o nada disfrutamos de la comida y pocas veces nos detenemos a considerar sí lo que comemos es sano.

El ritmo desordenado en los hábitos alimenticios se agudiza cuando analizamos con más detalle la llamada “sociedad de consumo”, en la que el estilo de consumo dominante (comida rápida) está plagada de alimentos que poco o nada nos nutren.

Es difícil deslindarnos de los tiempos reducidos que tenemos para alimentarnos, por lo que es indispensable que pensemos cómo modificar nuestros hábitos alimenticios; y a pesar de que para algunos (principalmente las autoridades del sector salud) basta con suplir nuestra dieta con alimentos sanos y ejercicio diario para asegurar una buena calidad de vida, es necesario decir, contradiciendo esta afirmación, que los estilos de consumo no son tan fáciles de erradicar, porque tiene hondo arraigo en las formas de distribución de las mercancías y acumulación del capital en occidente, por lo que la sola modificación de hábitos no basta.

La sociedad de consumo, exige a quienes han caído en ella enormes gastos en bienes suntuarios; es común, por ejemplo, observar que en la búsqueda de un lugar para comer (cuando deseamos comer fuera de casa) no pensamos en el lugar que nos ofrezca un buen alimento a bajo costo, por el contrario buscamos el que nos garantice la seguridad del Status Quo.

¿Cómo podemos modificar nuestros hábitos alimenticios? Al retomar la expresión del filósofo Ludwig Feuerbach, “somos lo que comemos”, podemos considerar que las enfermedades crónicas son productos de una mala alimentación que pueden ser perfectamente corregidas a partir de tener acceso a mejores alimentos, pero como ya hemos dicho hacernos de esos alimentos no es sencillo.



Los hábitos alimenticios se deben a diversos factores como las costumbres familiares, la selección y preparación de los alimentos y la forma de consumo de los mismos

Los hábitos alimenticios de las familias se transmiten de padres a hijos y están influidos por varios factores entre los que destacan: el lugar geográfico, el clima, la vegetación, la disponibilidad de la región, costumbres y experiencias, por supuesto que también tienen que ver la capacidad de adquisición, la forma de selección y preparación de los alimentos y la forma de consumirlos (horarios, compañía).

Hay que tomar en cuenta que los alimentos son lo único que proporciona energía y diversos nutrimentos necesarios para crecer sanos y fuertes y poder realizar las actividades diarias. Ninguna persona logra sobrevivir sin alimento y la falta de alguno de los nutrimentos ocasiona diversos problemas en la salud.

Sin embargo, no se trata de comer por comer, con el único fin de saciar el hambre, sino de obtener por medio de los alimentos, los nutrimentos necesarios para poder realizar todas las actividades según la actividad física que se desarrolle, el sexo, la edad y el estado de salud.

Consumir pocos o demasiados alimentos y de forma desbalanceada, tiene consecuencias que pueden ser muy graves: por un lado si faltan algunos nutrimentos en el organismo, hay desnutrición, que es muy grave y frecuente en niños de todos los ámbitos sociales, y por otro si se comen cantidades excesivas se puede desarrollar obesidad.

Por ello, la alimentación de los niños y niñas debe ser: Completa, incluyendo en los tres alimentos principales del día: desayuno, comida y cena, alimentos de los tres grupos: -Cereales y tubérculos que proporcionan la energía para poder realizar las actividades físicas, mentales, intelectuales y sociales diarias. -Leguminosas y alimentos de origen animal que proporcionan proteínas para poder crecer y reparar los tejidos del cuerpo. < -Frutas y verduras, que contienen vitaminas y minerales para conservar la salud y que el cuerpo funcione adecuadamente. -Agua, para ayudar a que todos los procesos del cuerpo se realicen adecuadamente y porque ella forma parte de nuestro cuerpo en forma importante.

Todos los alimentos contienen nutrimentos, pero es importante conocer cuáles contiene cada uno de ellos, para combinarlos en cada comida y evitar que alguno de ellos falte.

Los alimentos naturales obviamente tienen mayor cantidad y calidad en sus nutrimentos, por lo que la comida chatarra, no debe ocupar el primer lugar de consumo, aunque facilite las tareas de quienes preparan la comida.

Equilibrada, es decir cada comida debe contener en igual cantidad alimentos de los tres grupos. En nuestra cultura, se exagera del consumo de carne y se dejan a un lado los cereales, verduras y frutas, favoreciendo así la obesidad y muchos problemas por la falta de vitaminas y minerales.

- Higiénica, para prevenir enfermedades infecciosas se debe cuidar mucho la calidad, frescura y forma de preparación de los alimentos. El lavado de manos antes de prepararlos y comerlos es un hábito que debe fomentarse en los niños desde muy pequeñitos.

- Suficiente, esto con relación a cubrir las necesidades de nutrimentos, más que a comer mucho. Cada persona tiene capacidad diferente para comer y no se debe imponer la misma cantidad a todos, esto en lugar de beneficiar, ocasiona muchos problemas en las comidas familiares.

- Variada. Es importante que los niños aprendan a comer de todo y si hay algo que no les gusta (que nos sucede a todos) tratar de no darlo y buscar un alimento sustituto de los nutrimentos que contiene. Lo importante son los nutrimentos, no el tipo de alimento en especial


mcdonald's.jpg







obesas.jpg

Estas estadounidenses que por comer pura chatarra estan como estan.

Tienen, 7 de cada diez mexicanos, malos hábitos alimenticios

Al súper hay que ir después de comer o desayunar, porque quien va con apetito tiene antojo de comer “algo”, y eso va a ser “algo” que engorda, como galletas o refrescos...Dice el refrán que “el pez por su boca muere”, y esto podría resumir una realidad actual: los malos hábitos alimenticios están matando a los mexicanos, pues 7 de cada 10 connacionales mayores de 15 años padecen sobrepeso u obesidad, y todos ellos se encuentran en riesgo de desarrollar padecimientos circulatorios, diabetes e incluso algunos tipos de cáncer. Una especialista en nutrición da consejos para revertir esta situación.


Estados Unidos actualiza su modelo de alimentación sano

Estados Unidos actualiza las Guías de Alimentación, publicadas en 1992, con el fin de facilitar a los consumidores modelos de alimentación sanos y equilibrados

El Gobierno de Estados Unidos parece imparable en su lucha para que los consumidores estadounidenses adopten modelos de alimentación más equilibrados. La lucha contra la obesidad es de nuevo uno de los objetivos de la presentación de MyPyramid, un novedoso símbolo y sistema interactivo de orientación alimentaria.



=



external image dietasana.jpg
El principal mensaje de MyPyramid, presentada el pasado mes de abril por el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA, en sus siglas inglesas), lo resume la frase «Pasos hacia una mejor salud». El nuevo modelo reemplaza la Guía Pirámide de Alimentos, creada en 1992 como parte de un sistema general de orientación alimentaria en la que se pone énfasis a la necesidad de desarrollar un método más individualizado para mejorar la dieta y el estilo de vida.

=













Novedad alimentaria individualizada

Individualizar las necesidades nutricionales de cada persona es una de las principales novedades del nuevo modelo de alimentación estadounidense Las Guías Alimentarias proporcionan consejos sobre la influencia que tienen los buenos hábitos alimentarios en una buena salud y en la reducción del riesgo de sufrir enfermedades crónicas graves. Ahora, los responsables del nuevo modelo alimentario intentan transmitir los mensajes de las guías, que se concretan en empezar a aplicar pequeños cambios en la dieta y en aumentar la actividad física.
La nueva pirámide hace especial hincapié en llevar una dieta a base de consumir alimentos de todo tipo, variedad que queda simbolizada por seis franjas de colores que representan los cinco grupos de alimentos y los aceites. La tecnología también está presente en el nuevo sistema de orientación ya que utiliza una técnica interactiva con actividades que facilitan a las personas realizar consultas que les aporten recomendaciones más personalizadas sobre sus niveles diarios de calorías que pueden ingerir.
Individualizar las necesidades de cada persona es lo que busca el nuevo modelo de alimentación, lo que lleva a los expertos a animar a los consumidores a conocer cuáles son los alimentos que necesitan consumir cada día y el nivel de actividad física que deben realizar. En opinión de los expertos, en el gráfico original de la Guía de Alimentos de 1992 no era posible incorporar todas las guías de nutrición en un solo gráfico. Ahora, la demanda de educadores en nutrición, consumidores y grupos industriales obliga a incorporar más conceptos, como el de las grasas trans, el agua, la actividad física o la densidad del nutriente.


Un problema cada vez más creciente

Desde hace tiempo las cifras sobre los casos de obesidad son cada vez más altas. Las causas, según los expertos, están directamente relacionadas con la práctica de hábitos de alimentación inadecuados. Según un estudio realizado por la Michigan State University, sólo un 3% de los adultos estadounidenses mantiene unos hábitos de vida saludables. Del total de personas analizadas (más de 150.000), sólo una ínfima minoría sigue una dieta sana, practica ejercicio regularmente y mantiene un peso adecuado.

La obesidad se ha asociado también con un mayor riesgo de sufrir determinadas enfermedades. En este sentido, un estudio publicado recientemente en el British Medical Journal demostraba que la obesidad a mediana edad podría asociarse a un futuro riesgo incrementado de demencia. Tras 27 años de seguimiento a más de 10.000 personas, los expertos han demostrado que el 7% había desarrollado demencia. Según estos resultados, las personas que a mediana edad eran obesas, se enfrentan a un riesgo de demencia un 74% más elevado que las personas con un peso normal. En el caso del sobrepeso, el riesgo se eleva un 35%, según el estudio.

PLATAFORMA CONTRA LA OBESIDAD

external image obesidad3.jpg La lucha contra la obesidad se ha extendido a la Unión Europea, donde el comisario europeo de Sanidad y Protección de los Consumidores, Markos Kyprianou, se ha comprometido hace unos días a actuar en estrecha colaboración con la industria alimentaria y los grupos de consumidores, así como con expertos sanitarios y líderes políticos para hacer frente a lo que muchos expertos califican ya como «epidemia de la obesidad».

Las cifras de casos de obesidad entre la población infantil ha hecho reaccionar a los responsables comunitarios. Los datos del grupo de trabajo International Obesity Task Force (IOTF) reflejan una posible subestimación del problema de la obesidad en Europa, ya que algunos países han declarado cifras inferiores a las reales. Que la obesidad aumenta con rapidez es un hecho que en las últimas semanas va ganando mayor credibilidad.

En palabras de Kyprianou, «la Unión Europea tiene que hacer frente a una epidemia de obesidad tan grave como la que aqueja América del Norte». Para evitar que esta tendencia se mantenga, la Comisión Europea ha creado una Plataforma que tomará en consideración medidas voluntarias en los ámbitos de la «información a los consumidores y la educación, la mercadotecnia y la publicidad, la promoción de la actividad física, la composición de los alimentos y las dimensiones de las porciones».

Kyprianou espera que las primeras «iniciativas sean adoptadas en 2006». Para ello, cuenta con la Plataforma Europea de acción sobre la dieta y la actividad física, que reúne a los principales representantes de las industrias de alimentación, el comercio minorista, el sector de la restauración y la publicidad a escala europea, a las organizaciones de consumidores y a las ONG que trabajan en el terreno de la salud.


Los miembros que forman parte de esta Plataforma tienen previsto presentar, en los próximos meses, planes de acción detallados sobre las actividades que van a emprender para promover dietas más sanas o alentar la práctica de ejercicio físico.

commida_de_estados.jpg



















Tipos de comidas

Asado (llamado "Barbecue" o "BBQ") es una deliciosa especialidad estadounidense. Lo mejor, es carne de res, costillas, o paletilla de cerdo ahumada durante horas. La falda y costillas son usualmente rebanadas muy delgadas, y la paletilla de cerdo puede ser desgarrada para hacer un plato llamado “pulled pork.” La salsa picante pueda ser servida en el plato, o provista aparte del plato. Algunas regiones de los EE.UU. tienen estilos únicos de asado. Las principales regiones son Ciudad de Kansas, Texas, Tennessee, y Carolina Norte, no obstante generalmente el asado está disponible por todo el país. Los restaurantes de asado se diferencian de otros restaurantes porque por lo general sirven la comida de una manera muy informal. Un restaurante de asado típico puede tener cubertería de plástico, mesas de picnic, y sirven sándwiches con pan blanco barato. El asado que se puede encontrar en el menú de un restaurante de cadena o en otros restaurantes no especializados en asado con probablemente menos auténticos.

Con una rica tradición de inmigración, los EE.UU. tienen una amplia variedad de comidas étnicas; todo tipo de gastronomía, desde la cocina de Etiopía hasta la cocina de Laos, está disponible en las principales ciudades con grandes poblaciones de inmigrantes.

Comida china: está muy extendida, aunque un viajero de China quizá la encontrará bastante americanizada. Sushi japonés, comida vietnamita, y comida tailandesa también han sido adaptados para el mercado estadounidense en años recientes. La cocina fusión combina ingredientes y técnicas asiáticas con la presentación más tradicional de los Estados Unidos. La comida india está disponible en la mayoría de las ciudades estadounidenses.

Comida mexicana: es muy popular, pero en una versión localizada. Combinando de varias maneras frijoles, arroz, queso, y res especiada o pollo con tortillas, los platos son usualmente servidos con salsa picante, crema agria, y guacamole. Se puede encontrar con facilidad pequeñas taquerias auténticas en el Suroeste, y cada vez más en las ciudades de todo el país.

Comida vegetariana: es muy fácil de hallar en áreas urbanas, debido que el vegetarianismo se ha convertido en algo muy común. La mayoría de las ciudades grandes y los pueblos de universidad tendrá restaurantes vegetarianos sirviendo principalemente o de manera exclusiva platos vegetarianos. En pueblos mas pequeños, quizá necesite comprobar el menú de varios restaurantes antes de hallar un plato principal vegetariano, o bien hacer una comida a base de acompañamientos. Desayunos sin carne como panqueques o huevos son fácilmente disponibles en los restaurantes económicos.

Personas que sigan un régimen alimenticio bajo en grasa o calorías no deberían tener problemas en los EE.UU., ya que hay una tendencia continuada de concienciación sobre las calorías desde los años 70. Incluso restaurantes de comida rápida tienen platos especiales ligeros, y pueden proveer tablas de calorías y cálculos de grasa a petición.

Para el mochilero o las personas con presupuesto muy restringido, los supermercados estadounidenses ofrecen una variedad casi infinita de comidas preparadas que están listas o casi listas para su consumición, por ejemplo cereales, fideos ramen, sopas enlatadas, etcétera.

La comida mexicana es deliciosa, pero también es rica en grasas y carbohidratos, si se come en exceso podría provocarte problemas de sobrepeso y hasta obesidad

Abraham León recibió la mala noticia durante una visita de rutina a una clínica estatal: su presión era demasiado alta y corría peligro de contraer diabetes.

León, quien mide 1.68 metros y pesa 108 kilos, tiene que bajar de peso si quiere conservar su salud.

El investigador de laboratorio de 39 años ya está bajando de peso. Se sumó a la campaña "Vamos por un millón de kilos", cuyo objetivo es que los mexicanos bajen un millón de kilos en forma colectiva.

Eliminando kilos de más

Este proyecto entre Televisa y el gobierno nacional es una de varias campañas para combatir la obesidad en México, que corre peligro de superar a Estados Unidos en la lista de países con peores problemas de sobrepeso.

Casi la mitad de los 110 millones de habitantes de México están excedidos de peso y el 8% de los niños son gordos.

"Entre más tiempo se lleva el sobrepeso, más grave es el problema", expresó Samuel Flores Huerta, director del Departamento de Salud Comunitaria del Hospital de Niños. "La obesidad cuesta mucho dinero al país".

El presidente de México, Felipe Calderón, ha encomendado a la secretaría de Educación que disponga más clases de educación física en las escuelas públicas, al tiempo que se estimula a que patronos y sindicatos faciliten el que los empleados se ejerciten.

Su gobierno dice que construyó o renovó más de 800 instalaciones deportivas abiertas al público.

El instituto nacional de salud pública promueve comidas más saludables en las escuelas, como frutas y vegetales en lugar de papas fritas y gaseosas. Además lanzó varias campañas para educar a los niños sobre las comidas más saludables.






bajardepeso-270.jpg